¿Qué es la disortografía?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La definición de disortografía según top doctors, es un trastorno del lenguaje que se caracteriza por la dificultad de una persona para deletrear o escribir correctamente. Las personas con disortografía a menudo tienen una ortografía extraña y les resulta muy complicado identificar los símbolos de escritura (letras, signos de puntuación…), así como intentar reproducirlos.

Las dificultades gramaticales y de ortografía son tan severas en estos pacientes que hace que sea difícil comprender que es lo que están escribiendo. Además, a una persona con disortografía le podría llevar cinco o diez minutos deletrear una palabra que a la mayoría de las personas les costaría unos pocos segundos. Este trastorno puede tener consecuencias en el rendimiento escolar de las personas afectadas.

¿Cuáles son los síntomas de la disortografía?

Algunos de los síntomas comunes de la disortografía se incluyen en el artículo sobre la disortografía son: problemas con la ortografía, gramática y una velocidad de escritura más lenta de lo normal. Analicemos estos síntomas con un poco más de detalle:

  • Los problemas con la ortografía escrita.
    • Omitir letras en palabras escritas
    • Usar combinaciones de letras extrañas o sin sentido al deletrear palabras
    • Copiar palabras incorrectamente al escribir
    • Discriminación de las vocales y sílabas
  • La gramática. Dificultades para comprender las reglas gramaticales, lo que resulta complicado saber que es lo que está escribiendo.
  • Lentitud extrema al escribir. Esto puede crear una barrera significativa para estos estudiantes en cuanto al rendimiento escolar.

Si bien estos síntomas pueden indicar un problema como la disortografía, no siempre significan que este sea el caso. Es recomendable que las personas que muestren estos síntomas consulten al logopeda para que pueda evaluar al paciente en busca de posibles problemas y descartar otros trastornos de visión o audición que puedan provocar los mismos errores de escritura.

¿Cuáles son las causas de la disortografía? 

Para la mayoría de las personas con disortografía es un trastorno esencialmente neurológico y hereditario. Las causas más comunes son por déficits cognitivos que afectan a las habilidades fonológicas y lingüísticas, así como a su percepción visual y auditiva, lo que explica que no puedan conectar las letras con su sonido correspondiente.

Tipos y ejemplos de disortografía

La disortografía se puede dividir en 4 tipos dependiendo de las facultades que afecte este trastorno:

1. Trastornos fonológicos de la transcripción

Es un déficit a nivel de fonemas y grafemas. Les resulta muy difícil de asociar un grafema con un sonido, es decir, hacer que una unidad de sonido se corresponda con una unidad escrita, algo que debería ser automática en alguien sin este trastorno. Generalmente se manifiesta por errores repetitivos de audición y visuales, y esto, mientras que el niño no sufre problemas auditivos particulares. Algunos ejemplos son:

  • Confusión entre sonidos cercanos: «casa» y «caza».
  • Asimilación de las palabras: «especia» por «especie».
  • Inversión de las letras: «uno» por «onu».
  • Sustitución de las palabras por otra palabra con un significado similar: «ruta» por «camino».
  • Errores al copiar las palabras: «perro» por «pero».

2. Trastornos de control semántico

Este desorden disortográfico tiene relación con la semántica, es una incapacidad para memorizar palabras y sus usos. Los tipos son:

  • Confusión de homófonos: «basto»(grosero) y «vasto»(extenso).
  • Una división de las palabras: «inhabitado» por «in habitado».

3. Trastornos morfosintácticos

Estos trastornos se manifiestan por una incapacidad mayor para asimilar las reglas gramaticales y sintácticas. Por ejemplo:

  • Una brecha en los acuerdos nominales: «los gatos» por «el gatos».
  • Mala asimilación de las reglas de conjugación y acordes verbales: «ellos cantan» por «ellos cantar».
  • Malentendido de la gramática: «él come» por «él comió».

4. Trastornos de ortografía del léxico

Estos trastornos se reflejan en los niños disortográficos al cometer errores ortográficos, incluso para palabras familiares, a menudo utilizadas, a pesar de las repeticiones. Generalmente se explican por un déficit en la representación mental de las palabras, es decir, una dificultad en los niños para memorizar y representar visualmente letras y palabras. El resultado es:

  • Omisión de letras: «emano» para «hermano».
  • Confusión de letras: «hermamo» para «hermano».
  • Adición de letras o sílabas: «herrmano» para «hermano»

¿Cuál es el tratamiento para la disortografía?

El tratamiento de la disortografía para niños y para adultos pasa por la terapia del habla. Esta terapia es personalizada y el paciente aprenderá a sobrellevar sus dificultades. La intervención, adaptada específicamente a cada paciente, está particularmente orientada a:

  • Reeducación de los procesos de aprendizaje, en particular utilizando dispositivos mnemotécnicos y visualizaciones.
  • Estudio de los sonidos y su transcripción escrita.
  • Estudio de las reglas de ortografía y ciertas excepciones.
  • Otros profesionales pueden complementar el enfoque de la terapia del habla. Los terapeutas ocupacionales suelen estar en la mejor posición para ayudar al paciente con problemas disortográficos.

Ejercicios y actividades para la disortografía

Algunos ejercicios que pueden mejorar los síntomas de la disortografía son los siguientes, aunque siempre es recomendable acudir al logopeda cuanto antes.

  • Trazar palabras o escribirlas en un teclado. A personas cuyo procesamiento visual y auditivo es deficiente, les puede ser de gran ayuda trazar palabras o escribirla en un teclado y practicarlas, para saber como se escriben exactamente.
  • Tarjetas con letras y material didáctico móvil. Se pueden usar tarjetas o imagenes de letras para que la persona tenga que formar palabras con esas letras.
  • Mirar, decir, escribir, revisar. La persona afectada mira una palabra (percepción visual), la lee en voz alta (este paso puede ir acompañado de una imagen), dice letras individuales de la palabra en voz alta (auditiva y visual), escribe la palabra en el aire o en la espalda de un amigo con el dedo (cinestésico y táctil), cubre la palabra y la escribe, luego compara el resultado con el modelo. Si hay algún error, todo el proceso comienza de nuevo.
  • Memorizar la forma de las palabras difíciles. Las técnicas basadas en memorizar la forma de las palabras es útil porque al trazar la forma de una palabra implica visión, movimiento y también puede ir acompañado de percepción auditiva.
  • Identificar el número de sílabas en palabras. El análisis del número de sílabas, acompañado de golpecitos con los dedos o aplausos para seguir el principio multisensorial, puede ser particularmente útil para personas disortográficas, ya que tienden a omitir sílabas en palabras largas y complicadas.

Diferencias entre disgrafía, dislexia y disortografía

La dislexia es generalmente un trastorno que implica aprender a leer. La persona disléxica confunde ciertas letras, tiene problemas para descifrar palabras o tiene una memoria que no puede almacenar las palabras en su totalidad para la lectura instantánea. Este proceso tiene lugar normalmente en las etapas avanzadas donde se aprende a leer.

Como su nombre indica, la disortografía es un trastorno de la escritura. Se manifiesta, como ya hemos visto, por inversiones de letras, numerosos errores de ortografía, gramática y conjugación, divisiones de palabras erróneas, etc. La disortografía es en la mayoría de los casos la consecuencia de la dislexia.

La disgrafía es una discapacidad de aprendizaje que afecta la capacidad de escritura y las habilidades motoras finas. La principal diferencia de este trastorno con el resto es que su deficiencia en la escritura es debido a que el paciente no puede controlar o sostener adecuadamente el objeto que está utilizando para escribir debido a la falta de coordinación de los músculos de su mano o brazo.

Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario