¿Qué es la dislexia?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Uno de los trastornos más frecuentes que aparecen a pronta edad es la dislexia, aunque muchas veces los padres se equivocan y creen que su hijo/a tiene dislexia cuando es otro trastorno o directamente no tiene ninguno. En este artículo aprenderemos como detectar la dislexia y las características más comunes que se le asocian.

Definición de dislexia

La dislexia es un trastorno de aprendizaje que afecta a la lectura y a la escritura de la persona. Este trastorno afecta a la zona del cerebro que procesa el lenguaje y se caracteriza por las dificultades para leer y escribir con fluidez y sin errores debido a problemas para conectar las letras con los sonidos que producen, por lo que a las personas disléxicas les resulta muy difícil poder formar palabras u oraciones así como leerlas.

El significado etimológico de la dislexia proviene del griego δυσλεξία (dyslexia), el prefijo «dis- » indica con dificultad, «lexis» es palabra y el sufijo -ia significa cualidad.

Las personas con dislexia no tienen ningún tipo de discapacidad intelectual ni problemas de visión, simplemente su cerebro no es capaz de unir el sonido y las letras para poder formar palabras. Es un trastorno que está presente toda la vida y que solo se puede aprender a convivir con él. No se debe confundir con la discalculia, la cual es la denominada muchas veces como la «dislexia de los números» o dislexia numérica.

Causas de la dislexia

Las causas de la dislexia aún son desconocidas. Es un tema muy debatido ya que han habido numerosas investigaciones con resultados diferentes que contradecían muchos aspectos unas de otras, pero gracias a estudios de neuroimagen parece que se coincide con la idea de que la dislexia tiene un origen neurobiológico, es decir, afecta a las neuronas.

La causa parece que está durante la formación de las neuronas en la etapa embrionaria de las personas, donde algunas no llegan a emigrar adecuadamente formándose acumulaciones de neuronas que desestabilizan la formación de la parte del cerebro encargada del lenguaje.

Estas acumulaciones pueden verse repartidas por varias zonas, lo que significa la aparición de los diferentes síntomas de la dislexia en las personas y el debate sobre su origen. Este trastorno en el neurodesarrollo puede que se vea afectado por la gran carga genética de la dislexia, ya que hasta en un 60% de personas con dislexia tienen algún familiar que también tiene dislexia.

Síntomas de la dislexia

Los síntomas pueden ir variando según la edad de la persona y de sus características, veamos cuales son los indicios y como detectar la dislexia:

Etapa preescolar (0 a 5 años)

Los primeros indicios de dislexia suelen aparecer antes de que el niño empiece a leer, ya que la dislexia conlleva mucho más que solo problemas en la lectura.

  • Pronuncia mal palabras fáciles que otros niños de su edad pronuncian sin problemas.
  • Le cuesta aprender los nombres de objetos, colores o números.
  • La dificultad en hacer rimas es muy propio de niños con dislexia, un ejemplo es no saber que rima en una canción infantil, ya que les es difícil identificar los sonidos de las palabras.
  • Tienen dificultades para contar historias con un orden lógico.
  • Las rutinas y las instrucciones les resultan muy complicadas de seguir.

Etapa de educación primaria (6 a 11 años)

En esta etapa los síntomas son más evidentes, ya que se espera que aprenda a leer y escribir.

  • Grandes dificultades para recordar el nombre de las letras y los sonidos que producen.
  • Las letras que son parecidas tienen un plus de dificultad para ellos, por ejemplo la /b/, /p/, /d/, /q/.
  • Tienen constantes errores cuando leen, lo que provoca una lectura lenta.
  • Muchas veces cambian el orden de las letras de una palabra o las invierten, dejando las palabras de tener sentido. Como por ejemplo poner ronaredor en vez de ordenador. Este problema lo tienen cuando escriben y cuando están leyendo.
  • Cometen muchos errores ortográficos y gramaticales.
  • Cuando leen suelen omitir palabras.
  • Les cuesta mucho memorizar palabras nuevas, sobretodo si son largas.
  • Suelen ser muy desorganizados con sus tareas escolares y en casa, porque les cuesta seguir instrucciones.

Etapa de la adolescencia (de 12 años en adelante)

Es posible que haya ocultado o él y las personas de su alrededor no se hayan dado cuenta de que la persona tiene dislexia hasta ahora, pero en esta etapa los síntomas son más que evidentes, ya que el rendimiento académico se puede ver muy perjudicado.

  • Tienen muchos problemas de concentración cuando leen o escriben.
  • Lentitud al leer.
  • Pueden tener problemas psicológicos como baja autoestima o depresión debido a la frustración que les provoca la dislexia.
  • Hay chistes que no entienden, sobretodo los que incluyen modismos o juegos de palabras.
  • Tienen una enorme dificultad para aprender otros idiomas.
  • Les resulta complicado expresar ideas u opiniones.

Dislexia en adultos

Como ya hemos visto, los síntomas aparecen desde que la persona es un niño, pero en el caso de que crezca sin haberse dado cuenta puede conllevar a que el tratamiento sea más complicado. Al no tener cura, el tratamiento se basa en la estimulación de habilidades para saber manejar la dislexia y aprender a vivir con ella. Aún así, siempre hay que acudir al especialista, se tenga la edad que se tenga, por que mejorará su calidad de vida.

El especialista evaluará al paciente como lo hace con los niños, ya que en castellano no hay test para la identificación de la dislexia en adultos. Suelen hacer mucho hincapié en el historial familiar, por tener la dislexia una gran carga hereditaria, y además en la etapa escolar. El terapeuta también descartará posibles trastornos o identificará otros por si no es dislexia lo que el paciente tiene.

Muchos adultos con dislexia aprenden estrategias de compensación ellos solos, ya que ellos son los que mejor conocen sus dificultades. Esto les ha servido para sobrellevar la dislexia, aunque los síntomas y las dificultades que tienen son los mismos que los explicados anteriormente, dependiendo del grado y de la persona, también hay algunos que se añaden. Algunos síntomas que pueden tener los adultos que ya han pasado la etapa educativa son:

  • Suelen ser algo despistados y desorganizados
  • Les cuesta memorizar nombres, memorizar las caras se les suele dar mejor.
  • Tienen falta de concentración en algo concreto que requiera mucho tiempo.
  • Confunden la izquierda y la derecha.
  • Tienen dificultades para contar algo en un orden cronológico correcto, también les cuesta seguirlo a ellos cuando se lo cuentan así.
  • Problemas para memorizar datos y fechas.

Tipos de dislexia

Para comenzar a explicar los tipos, hay que tener claro que los síntomas de la dislexia varían según las características de la persona, no siempre son los mismos para todos. En el ámbito educacional se identifica la dislexia como del desarrollo y evolutiva, mientras que la dislexia adquirida se contrae mediante una lesión cerebral. Dicho esto se pueden diferenciar tres tipos de dislexia:

1. Dislexia fonológica

Es el tipo de dislexia más común. Este tipo de dislexia es causada por una deficiencia en la ruta fonológica de la persona, por lo que en vez de utilizarla para leer, utiliza otra ruta denominada ruta visual, lo que provoca que lea las palabras sin identificar la división en sílabas que hay en ellas. Algunas características son:

  • Leen muy lento y con muchos errores
  • Cometen muchos errores de lexicalización.
  • También son comunes los errores derivativos. Un ejemplo sería si está escrito «chica», decir «niña».

2. Superficial

Aquí a la persona le resulta muy difícil leer las palabras que no se corresponden exactamente con su pronunciación. Por lo general, leen muy lentamente, deletreando las palabras, como si leyeran cada una de las palabras por primera vez. Tienen muchos problemas para respirar debido a pausas de lectura y cometen muchos errores visuales.

3. Profunda o mixta

En este tipo, tanto el proceso de lectura fonológica como visual están dañados, es decir, lo interpreta visualmente de una manera y lee la palabra de manera diferente usando un sinónimo. Los errores semánticos o las paralexias son muy comunes, por ejemplo confundir la palabra «silla» con «sofá».

Tratamiento para la dislexia

En cuanto al tratamiento, son necesarias algunas consideraciones. En primer lugar, es importante atender la dislexia lo antes posible, ya que tanto la lectura como la escritura son procesos esenciales en el desarrollo del ser humano.

En segundo lugar, no es un trastorno curable pero puede tratarse utilizando diferentes enfoques terapéuticos según la edad de las personas. Fundamentalmente, en la terapia del habla, las medidas de tratamiento se basan en intervenciones en lenguaje, fonología y lectura. Cada una de las medidas se personalizará para el individuo, ya que no todas las personas tienen las mismas características. También adapta el tratamiento a la edad, porque la aplicación de técnicas de tratamiento a los niños es diferente a la del tratamiento en adolescentes.

El sobreaprendizaje es un método común, aprender el alfabeto nuevamente al ritmo que la persona necesita. Es decir, consiste en adaptar el proceso de enseñanza-aprendizaje de la alfabetización adaptado al ritmo y las características individuales del individuo. Además, en el tratamiento de la dislexia, se hace especial hincapié en trabajar con el principio rector de aprender sin errores, promoviendo el éxito en todo el proceso. Las personas que sufren de dislexia tienden a tener una baja tolerancia a la frustración.

Es probable que las personas que sufren de dislexia tengan otros problemas asociados, que también deben tratarse, como problemas de atención o dificultades motoras.

Ejercicios para la dislexia

Hemos recopilado las mejores herramientas para mejorar las habilidades que se ven afectadas por la dislexia. Nos hemos centrado en el lema «aprender divirtiéndote», ya que nos parece esencial en un tema tan importante como este y en el que se necesita constancia. Son recursos que están destinados a todas las personas, ya sean niños o adultos, así como familiares y profesores.

CongniFit ejercicio cerebral

La aplicación CogniFit es una manera muy interesante para ejercitar la mente y el cerebro mediante actividades que estimulan las capacidades cognitivas del usuario. Las opciones que tiene son retos mentales y juegos didácticos, así como tests que evalúan el riesgo de padecer algún tipo de de alteración cognitiva e informes de la evolución.

GALEXIA

Este juego gratis está enfocado en actividades para mejorar la dislexia, la fluidez y comprensión lectora, así como dificultades que pueden haber en el habla. El protagonista es un extraterrestre que está en La Tierra y quiere volver a su planeta con su nave espacial. Está destinado tanto a niños como a adultos y es una manera muy divertida de mejorar las dificultades ocasionadas por este trastorno.

DytectiveU

Esta herramienta validada científicamente es una muy buena opción para mejorar las habilidades de las personas con dislexia, especialmente se centra en la lectura y escritura. Es el pleno ejemplo de que se puede aprender jugando, ya que con los 42.000 juegos que contiene es imposible no divertirse.

Scrabble Dash

Este juego consiste en formar palabras mediante cartas y es de los más recomendados por logopedas para niños disléxicos. Siguiendo las instrucciones que se le piden, el niño tendrá que formar palabras con las cartas que hay en su interior.

Tengo dislexia

Este libro se centra en Sam, un niño con dislexia y es muy interesante para que los más pequeños sean conscientes de la dislexia y comprendan de que no es una barrera que les pueda impedir realizar sus sueños.

Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario