Disglosia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Qué es la disglosia?

La disglosia es un trastorno del habla que afecta a la articulación de los fonemas debido a malformaciones o alteraciones anatómicas y/o fisiológicas de los órganos articulatorios periféricos. Todo esto dificulta el funcionamiento lingüístico de las personas sin problemas neurológicos o sensoriales detectables.

¿Cuáles son las causas?

Las causas que pueden causar disglosia son:

  • Malformaciones craneofaciales congénitas
  • Trastornos del crecimiento
  • Parálisis periférica
  • Anomalías adquiridas como resultado de lesiones en la estructura orofacial o de escisiones.

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas de la disglosia, podemos distinguir, por un lado, la sintomatología nuclear y, por otro lado, la sintomatología asociada.

  • Síntomas nucleares. La sintomatología central se caracteriza por una alteración en la articulación de diferentes fonemas debido a malformaciones anatómicas de los órganos periféricos del habla y de origen central no neurológico.
  • Sintomatología asociada. Los síntomas asociados con la disglosia son la presencia de rinofonías, que son alteraciones de la voz derivadas de lesiones en las cavidades de resonancia.

Además, encontramos trastornos psicológicos consistentes con el problema del habla, como, por ejemplo, que la persona con este trastorno rechaza hablar.

Otros síntomas del trastorno pueden ocurrir asociados con el retraso escolar, dificultades en la alfabetización, dificultades en la fluidez normal del habla y otras dificultades relacionadas con largas estadías en hospitales. Finalmente, existe una creencia errónea de que la disglosia está inevitablemente vinculada con el retraso intelectual.

Tipos y ejemplos de disglosia

Disglosia labial

Las disglosias labiales son un trastorno de la articulación de los fonemas debido a la alteración de la forma, movilidad, fuerza o consistencia de los labios. Las causas de la disglosia labial son las siguientes:

  • Labio leporino: es una anomalía congénita que va desde la simple depresión del labio hasta su hendidura total. La malformación puede ser unilateral y bilateral dependiendo del lado afectado. La forma más grave de esta malformación se llama labio leporino medio o central.
  • Frenillo hipertrófico del labio superior: la membrana entre el labio superior y los incisivos se desarrolla en exceso. Tienen dificultades para articular los fonemas / p, / b /, / m /, / u /.
  • Fisura del labio inferior: hendidura en el labio inferior.
  • Parálisis facial: a menudo consecuencia del fórceps que produce lesiones y anomalías en el oído medio. Tienen dificultad para pronunciar los fonemas / f /, / n /, / o /, / u /.
  • Macrostomía: alargamiento de la hendidura bucal que puede estar asociada con malformaciones en el oído.
  • Heridas labiales: algunas heridas en el área del labio que podrían causar alteraciones en la articulación de los fonemas.
  • Neuralgia del trigémino: dolor abrupto a corto plazo que aparece en la cara en las áreas oftálmica, mandíbula superior e inferior.

Disglosia mandibular

Las disglosias mandibulares se refieren a la alteración de la articulación de los fonemas producida por una alteración de la forma de una o ambas maxilares. Las causas de la disglosia mandibular más frecuentes son:

  • Resección maxilar: la mandíbula superior se separa de la mandíbula inferior.
  • Atresia mandibular: anomalía causada por una detención del desarrollo de la mandíbula inferior de origen congénito (trastornos endocrinos, raquitismo, etc.) o adquirida (uso de un chupete, chuparse el dedo, etc.), que termina produciendo un mala oclusión de las mandíbulas.
  • Disostosis maxilofacial: es una enfermedad hereditaria rara que se caracteriza por malformación mandibular derivada de otras anomalías y que da lugar a la apariencia típica de «cara de pez».
  • Progenie: crecimiento de la mandíbula inferior que produce maloclusión de las mandíbulas.

Disglosia lingual

Se caracteriza por la alteración de la articulación de los fonemas por un trastorno orgánico de la lengua que afecta la velocidad, precisión y sincronización de los movimientos de la lengua. Las causas de la disglosia lingual son:

  • Anquiloglosia o frenillo corto: la membrana debajo de la lengua es más corta de lo normal.
  • Glossectomía: extirpación total o parcial de la lengua.
  • Macroglosia: tamaño excesivo de la lengua que produce problemas respiratorios (característicos del síndrome de Down).
  • Malformaciones congénitas de la lengua: detención en el desarrollo embriológico.
  • Microglosia: tamaño mínimo de la lengua.
  • Parálisis del hipogloso: cuando la lengua no puede moverse y hay problemas para hablar y masticar. Puede ser bilateral o unilateral.

Disglosia palatina

Es una alteración en la articulación de fonemas causada por alteraciones orgánicas del paladar óseo y el paladar blando. Las patologías en las que se ve afectada la estructura normal se denominan:

  • Hendidura palatina: malformación congénita de las dos mitades del paladar que dificultan gravemente la deglución y el habla. Los labios hendidos o palatinas se originan en las primeras semanas de gestación.
  • Fisura submucosa: malformación donde el paladar es hendido.

Disglosia dental

Alteración de la forma y posición de los dientes debido a herencia, desequilibrios hormonales, alimentación, ortodoncia o prótesis.

Tratamiento para la disglosia

En el tratamiento de la disglosia, es importante que se realice una intervención multidisciplinaria dada la naturaleza y el carácter de este trastorno del lenguaje. Es un trastorno que afecta a diferentes áreas del individuo, por lo que se formará un equipo de profesionales para lograr que un desarrollo normal del paciente.

Programa de intervención para la disglosia

  • Neonatólogo. Es el primer profesional con el que el niño entra en contacto y con quien se inicia el tratamiento. Este profesional realiza evaluaciones rápidas del crecimiento y desarrollo neonatal, es el que realiza una evaluación de la anomalía o malformación detectada y, por lo tanto, puede determinar la mejor forma de alimentación y movilizar los recursos disponibles para que el equipo opere al niño.
  • Pediatra. Es el que hará el seguimiento, es el profesional que tiene contacto directo con los padres y tiene la misión de informar y acompañar durante el tratamiento. Además, debe estar en comunicación con los otros miembros del equipo multidisciplinario.
  • Ortodoncista. Es el profesional responsable de corregir inicialmente y durante la evolución del tratamiento una correcta dentición, acomodación del paladar y dientes.
  • Logopeda. Especialista que tratará la parte funcional de la parte inicial del sistema digestivo y respiratorio. El objetivo del tratamiento logopédico de la disglosia es que el individuo logre una función de fonación correcta.
  • Psicólogo. Este profesional trabajará con los padres y con el niño. Por un lado, primero el trabajo se dirigirá a los padres para tratar de aliviar el dolor que sienten por la malformación y el tratamiento de su hijo. Por otro lado, el psicólogo trabajará directamente con el niño para que él / ella pueda lograr una integración social normalizada y tener una autoestima adecuada.
  • Cirujano. Coordina el tratamiento explicando, apoyando y enviando al niño a consultar e integrar el tratamiento hasta que se realice la corrección quirúrgica. Es conveniente comenzar el tratamiento quirúrgico durante la infancia para que los órganos orales que se alteran puedan repararse antes de que comience el discurso. Es probable que las operaciones se repitan cuando el paciente es un adulto.

Dislalia y la disglosia

La dislalia y la disglosia son trastornos del habla que se caracterizan por tener alteraciones en la articulación de uno o varios fonemas. La diferencia radica en que la disglosia es debido a una malformación o lesión física y la dislalia no. La dislalia puede tener varias causas como psicológicas, ambientales, hereditarias o falta de audición.

En ninguno de los dos trastornos del habla se suelen presentar signos de alteraciones en el sistema nervioso central ni periférico. Además, la disglosia suele necesitar de intervención quirurjica debido a la naturaleza del trastorno.

Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario