¿Qué es la disfonía espasmódica?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La disfonia espasmódica es un trastorno de la voz crónico de origen desconocido causada por contracciones involuntarias de algunos músculos laríngeos. Algunos síntomas pueden ser una voz que se emite a saltos, entrecortada y sobretodo con mucho esfuerzo.

Actualmente se considera la disfonía espasmódica como un síndrome dentro del grupo neurológico de los trastornos del movimiento. Más específicamente se trata de una disfonía focal.

Al igual que muchas disfonías, se pensó que la disfonía espasmódica era un trastorno psicológico cuando se describió inicialmente en 1871, pero actualmente se considera una enfermedad de origen neurológico aunque se desconoce el origen exacto en el sistema neurológico central (SNC).

¿Cuáles son las causas de la disfonía espasmódica?

Aún se desconoce qué causa la disfonía espasmódica. La investigación relacionada con la causa está en curso, sin embargo, la evidencia sugiere que los ganglios basales en el cerebro, que están involucrados en la planificación, el patrón y el inicio del movimiento muscular, se ven afectados en personas con este tipo de disfonía. Se encontró que las personas con disfonía espasmódica tienen un aumento en los receptores D1 en el putamen derecho y el núcleo caudado del cerebro.

¿Cuáles son los tipos?

Actualmente hablamos de tres tipos de disfonía espasmódica:

  • La disfonía espasmódica aductora. En la que las cuerdas vocales realizan movimiento hiperfuncionante e irregular en aducción o cierre. El músculo afectado de forma preferente es el músculo tiroaritenoideo.
  • La disfonía espasmódica abductora. En la que se producen interrupciones de la musculatura laríngea con movimientos en separación, siendo el músculo cricoaritenoideo posterior el responsablede dicho trastorno. Esta forma es 10 veces menos frecuente que la anterior.
  • Disfonía espasmódica mixta. Esta es una mezcla de síntomas de ambos tipos de disfonía.

¿Cuáles son los síntomas?

Cuando una persona con disfonía espasmódica intenta hablar, los espasmos involuntarios en los pequeños músculos de la laringe hacen que la voz se rompa o suene tensa, apretada, estrangulada, respirante o susurrante. Los espasmos a menudo interrumpen el sonido, reduciendo la voz a la mitad de una oración o soltándola en un susurro.

Las personas han descrito que sus síntomas empeoran durante los primeros 18 meses después del inicio y luego permanecen estables en gravedad desde ese punto en adelante.

Durante las actividades, como respirar y tragar, la laringe funciona normalmente. Además, los espasmos no ocurren en todos los tipos de vocalización. En general, la disfonía espasmódica no afecta los aspectos emocionales del habla, como la risa, el llanto o el tarareo, solo afecta el habla conectada. Esto se ha atribuido a la diferencia entre la vocalización de los mamíferos y el sistema de habla humana. La vocalización de los mamíferos no se aprende, mientras que el habla humana sí. La parte del cerebro que es responsable de los procesos del habla aprendidos se ve afectada, mientras que los sonidos asociados con la vocalización básica no lo son.

  • Forma aducción: Voz estrangulada, ahogada y con quiebros continuos. Empeora con el estrés emocional y mejora con la ingesta de alcohol.
  • Forma abducción: Voz aérea, con terminaciones bruscas y que presenta fragmentos de voz áfona o susurrada.

¿Cómo se diagnostica la disfonía espasmódica?

El logopeda evaluará la producción y la calidad de la voz. Un otorrinolaringólogo, puede diagnosticar el trastorno, que con junto con el historial médico completo y un examen físico, verificará las cuerdas vocales mediante un examen con estroboscopio y fibroscopia, donde se observarán contracciones de la laringe y de la supraglotis durante la fonación. También se puede utilizar para el diagnóstico la electromiografía laríngea. Esto implica el uso de un tubo iluminado, que se pasa a través de la nariz hacia la caja de la voz para comprobar el movimiento de las cuerdas vocales durante el habla. El neurólogo será el encargado de revisar si hay problemas neurológicos subyacentes y descartar la presencia de otras disfonías así como de cualquier otra enfermedad neurológica.

¿Cuál es el tratamiento para la disfonía espasmódica?

Actualmente no existe una cura definitiva para esta disfonía. El único tratamiento que ha demostrado su eficacia es mediante cirugía la inyección de toxina botulínica (Botox) en las cuerdas vocales por vía endoscópica o por vía transcutánea. Este tratamiento tiene como objetivo mejorar la voz al suavizar la voz y y hacerla menos forzosa. El logopeda puede ayudar al paciente después de las inyecciones para mejorar la producción de la voz.

Bibliografía

  • ASHA. Recuperado 24 de agosto 2020 de https://www.asha.org/public/speech/Spanish/Disfonia-Espasmodica/#:~:text=La%20disfon%C3%ADa%20espasm%C3%B3dica%20es%20un,%2C%20ronca%2C%20tensa%20o%20entrecortada.
  • MedlinePlus. Recuperado 24 de agosto 2020 de https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000753.html
  • NIH. Recuperado 24 agosto 2020 de https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/disfonia-espasmodica
Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario