Disfemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Qué es la disfemia?

La definición de disfemia o tartamudez es un trastorno del habla que afecta a la fluidez y el ritmo con el que una persona habla. Las personas afectadas a menudo tienen espasmos, repeticiones de sílabas o bloqueos cuando hablan.

Aunque algunos estudios sugieren que puede tener un origen neurológico, se desconoce el origen de la disfemia o tartamudez. Si es cierto que muchas personas afectadas han tenido un miembro de la familia con tartamudeo. Curiosamente afecta a los hombres mucho más que a las mujeres, 4 a 1 sería la proporción. Además, la mayoría de las personas que la padecen se recuperan dentro de los 12 meses posteriores al primer síntoma, alrededor del 80%. Por lo tanto, es muy importante que se trate lo antes posible, es recomendable acudir al logopeda cuando ya lleva 5 meses, ya que puede volverse crónico.

La disfemia generalmente aparece en niños entre 2 y 5 años porque a esta edad experimentan un gran crecimiento en el lenguaje. Además, el niño puede llegar a tener otros trastornos relacionados, como la lalofobia (miedo a hablar en público), porque están comenzando a desarrollar sus habilidades sociales con otros niños y pueden sentirse frustrados al hablar.

¿Cuales son los síntomas de la disfemia?

Los síntomas principales que indican que la persona puede tener tartamudeo son los siguientes:

  • Alarga sílabas o sonidos, repitiéndolos.
  • Cuando habla se queda atascado o bloqueado.
  • Hace sonidos extraños cuando va a comenzar a hablar.
  • Algunos pueden hacer sustituciones de palabras sin sentido.
  • Si es un niño, puede llorar cuando no puede hablar con fluidez.

Consejos para padres

  • Es importante que dejes que tu hijo hable sin interrumpirlo y, cuando termine, espera un momento para comenzar a hablar.
  • A los niños les encanta hablar y hacer preguntas, deja que se expresen y no les hagas tantas preguntas. Habla sobre cosas de las que el niño habla o tiene curiosidad, para que se sienta valorado.
  • Elija una parte del día para prestarle toda la atención, que el niño elija qué actividades hacer y si quiere hablar o no, esto transmitirá confianza y seguridad.
  • Anímalo a leer en voz alta todos los días.
  • Tu hijo tiene que saber que está siendo escuchado, así que haga gestos con la cabeza y dígalo sin interrumpirlo.
  • Por último, lo más importante es que su hijo sepa que usted lo acepta tal y como es. Los padres son muy importantes para la progresión de la tartamudez.

¿Cuáles son los tipos?

Dependiendo del nivel o tipo que tenga, se pueden identificar tres tipos:

  • Tónico. Está determinado por interrupciones y por espasmos. También presenta tensión facial y rigidez a la hora de hablar.
  • Clónico. Depende de las palabras que el paciente pronuncie en su totalidad y las repeticiones que haga de las sílabas.
  • Mixto o tonoclonal. Es una combinación de las dos anteriores y es la más frecuente.

¿Cuál es el tratamiento logopédico para la disfemia?

Se necesitará para la disfemia intervención logopédica junto psicoterapia, las más comunes son:

  • Control de ansiedad. Se intenta enseñar al paciente cómo mantenerse relajado cuando habla a través de la terapia cognitiva conductual.
  • Respiración. El logopeda trabajará con el paciente para coordinar la respiración fonorespiratoria con la diafragmática.
  • Ejercicios de habilidades orales motoras. Trabaja los músculos de la lengua, labios, mejillas, etc., a través de praxias.
Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario