¿Qué es la discalculia?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La discalculia es una trastorno del aprendizaje que dificulta el procesamiento y la comprensión de las matemáticas y afecta a la persona de por vida. Este trastorno afecta a una amplia gama de dificultades relacionadas con las matemáticas.

Estudios indican que alrededor del 7% de los estudiantes de primaria tienen discalculia. También sugieren que es tan común como la dislexia, pero no es tan bien entendido como este. De hecho, los niños y los padres a veces lo llaman «dislexia de los números», pero esto puede ser confuso porque la discalculia es una condición completamente diferente.

La discalculia se puede asociar con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), ya que hasta el 60% de las personas que tienen TDAH también tienen un trastorno del aprendizaje.

¿Cuáles son los síntomas de la discalculia?

Los síntomas de discalculia pueden ser diferentes según la edad y la etapa de desarrollo. Los síntomas comunes de discalculia incluyen:

  • Dificultad para comprender o recordar conceptos matemáticos como sumar, restar, multiplicación, división y fracciones.
  • Dificultad para relacionar las señales verbales o escritas (como la palabra «dos») y sus símbolos matemáticos (el número 2).
  • No entienden si un número es mayor que otro.
  • Problemas para explicar procesos matemáticos o mostrar trabajo cuando se le pide que complete una tarea matemática.
  • Dificultad para recordar y describir los pasos en un proceso matemático o las tablas de multiplicar.
  • Comprender gráficos (conceptos visuales-espaciales) es realmente complicado para ellos.
  • Gran dificultad para contar dinero, hacer cambios o recordar números de teléfono.

¿Cuáles son las causas de la discalculia?

No se conocen las causas exactas de la discalculia, aunque su origen se cree que está en las áreas cerebrales que se encargan de procesar las matemáticas (áreas parietales), algunas investigaciones sugieren teorías que se repiten en un alto porcentaje de pacientes.

Una de estas teorías apoya la idea de que la discalculia es el resultado de una falta de formación en matemáticas cuando la persona es un niño. Cuando a los niños no se les enseña a razonar los problemas matemáticos o el sentido que tienen las reglas matemáticas pueden no desarrollar las vías neuronales que necesitan para comprender matemáticas más avanzadas.

Bajo esta premisa de lógica, un niño al que nunca se le enseñó a contar usando un ábaco, o al que nunca le enseñaron las multiplicaciones usando artículos que aumentan las cantidades tangibles, podría ser más propenso a desarrollar discalculia.

Otra de las teorías es que el origen puede ser genético. Las habilidades en matemáticas tiende a generalizarse en familias, al igual que las discapacidades de aprendizaje. Pero es difícil saber si es genético o es debido a su familia.

Por ejemplo, si creció con unos padres que le decían que eran «unos negados» en matemáticas y no podían ayudarlo a aprender matemáticas, es probable que por ello también tenga dificultades con las matemáticas. Se necesitan más estudios e investigaciones para comprender cómo los factores genéticos afectan en las discapacidades de aprendizaje.

Se pueden dar casos en que la discalculia aparezca con otros trastornos o retrasos en el desarrollo. Por ejemplo es común que la disccalculia aparezca en personas dislexicas, o con un desorden hiperactivo.

¿Cuáles son los tipos de discalculia?

Podemos observar los 3 tipos de discalculia más comunes:

  • Discalculia cuantitativa: conlleva dificultades para contar y calcular.
  • Discalculia cualitativa: conlleva dificultades en la comprensión de problemas matemáticos. Cuando una persona no puede memorizar los procesos numéricos básicos le resultará difícil avanzar a otras operaciones que sean más complejas y que sean el resultado de combinaciones numéricas como las raíces cuadradas.
  • La discalculia intermedia: implica la incapacidad de reconocer los símbolos de los números.

¿Cómo es el diagnóstico de la discalculia?

Para diagnosticar la discalculia según el interesante artículo de childmind sobre la discalculia, el primer paso es hablar con el médico de cabecera y, si es un niño, con los profesores. El médico aconsejará al paciente o a los padres derivarlos al psicólogo o al logopeda. El especialista hablará con usted y su hijo y probará sus habilidades matemáticas para ayudar a determinar si tiene o no discalculia. La prueba suele consistir en tests o actividades ya que es la única forma de saber con certeza si una persona tiene la afección. La prueba a veces se llama prueba educativa o psicosocial. Las pruebas analizan cuatro cosas principales:

  • Habilidades computacionales: la capacidad de realizar operaciones matemáticas. Los niños más pequeños pueden tener problemas al realizar problemas matemáticos básicos como sumas o restas, y a medida que van creciendo pueden tener problemas más difíciles como la multiplicación o la división.
  • Fluidez matemática: la capacidad de recordar fácilmente operaciones matemáticas básicas, como 5 x 2 = 10, o cómo multiplicar fracciones.
  • Cálculo mental: la capacidad de resolver problemas matemáticos de cabeza.
  • Razonamiento cuantitativo: la capacidad de comprender y resolver problemas con un contexto.

Test para la discalculia

Hay varios test por internet para comprobar si una persona tiene discalculia, nosotros queremos señalar dos que nos han parecido los más adecuados para que os sea de más ayuda.

El test de Smartick es un test online gratis para detectar la discalculia y se ha creado en colaboración con expertos de la universidad de Málaga y Valladolid. Dura unos 15 minutos y está enfocado a niños y niñas de entre primero y cuarto de primaria.

Otro test muy interesante es el de CogniFit, este va dirigido a niños mayores de 7 años, adolescentes y adultos, aunque no es gratis. Las ventajas de este test es que hace un examen congnitivo exaustivo y es un test para la discalculia online.

Discalculia en niños

Las características más comunes en niños con discalculia es que suelen perder la noción al contar, siguen contando con sus dedos mucho después de que los niños de la misma edad hayan dejado de hacerlo y les resulta difícil saber de un vistazo cuántas cosas hay en un sitio, una habilidad llamada «subitización» que te ayuda a ver un 5 y un 3 después de tirar los dados, sin contar realmente.

Pueden tener afectada la comprensión numérica, lo que significa que no son capaces de saber que número es mayor que otro, como por ejemplo el 5 y el 3. Suelen tener mucha ansiedad cuando tiene que hacer alguna tarea o pensar con números debido a la frustración que tienen. Es más, cualquier actividad basada en números o matemáticas, incluso fuera de la escuela, es normal que frustre a los niños con discalculia. Por ejemplo, un niño con esta discapacidad de aprendizaje puede enfadarse facilmente con juegos que requieren contar.

Algunos consejos para los padres pueden ayudarlos a sobrellevarlo mejor:

  • Deje que use sus dedos y papel cuando cuente.
  • Asegúrate de que tenga las herramientas adecuadas, como una calculadora fácil de usar y muchos borradores.
  • Usa papel cuadriculado. Ayuda a mantener columnas y números rectos y ordenados.
  • Use el ritmo y la música para enseñar operaciones y procesos matemáticos.
  • Contrate un profesor de matemáticas experimentado para que lo ayude.
  • Haz dibujos de problemas matemáticos para que lo entienda mejor.
  • Los juegos de matemáticas en el ordenador pueden ser de gran ayuda.
  • Elogie su arduo trabajo, no el resultado.
  • Hable con él/ella sobre su discapacidad de aprendizaje.

¿Cuál es el tratamiento para la discalculia?

La discalculia es un trastorno que no tiene cura, pero hay estrategias y tratamientos para sobrellevarla y aprender a vivir con ella. Si no se trata la discalculia desde una edad temprana, cuando la persona sea adulta puede ocasionar dificultades en el trabajo y problemas para administrar sus finanzas. Por ello, es muy importante ir a un especialista lo antes posible. Afortunadamente, hay estrategias disponibles para niños y adultos, el mejor plan de tratamiento tendrá en cuenta las necesidades e intereses individuales de cada paciente.

Ejercicios y actividades para la discalculia

Un especialista en educación especial puede sugerir opciones de tratamiento para que su hijo use en la escuela y en el hogar. Estos pueden incluir:

  • Hacer una receta de cocina en familia, pidiendo a la persona que cuente las cantidades que hay en la receta.
  • Contar los productos que necesitéis en el supermercado.
  • Mientras vas por la calle ir contando los coches de un mismo color puede ser divertido.
  • Juegos de cartas como el UNO ayudan mucho a las personas con discalculia
  • Pedir que te avise a una hora en concreto varias veces al día.

Discalculia en adultos

La discalculia, como otras discapacidades de aprendizaje, no está presente solo en niños. Los adultos con discalculia tienen muchas dificultades con todo lo relativo con los números, por ejemplo para contar, realizar cálculos simples o memorizar datos matemáticos básicos. Los síntomas no son diferentes al resto de afectados por la discalculia.

Lo más probable es que hayan tenido discalculia desde el momento en que nació, aunque también puede haber sido el resultado de una lesión cerebral o un derrame cerebral. Los síntomas suelen ser los mismos que se han descrito más arriba, aunque dependiendo de las particularidades de cada persona.

El psicologo o el logopeda puede ayudarlo con ejercicios y material educativo para fortalecer las vías neuronales utilizadas para las matemáticas.

Diferencias entre discalculia y dislexia

La dislexia se define como un trastorno neurológico crónico que causa incapacidad o gran dificultad para aprender a leer o deletrear, a pesar de la inteligencia normal. Afecta a el reconocimiento y el procesamiento de los símbolos gráficos, en particular los relacionados con el lenguaje. Por ejemplo, las personas con dislexia suelen tener muy malas habilidades de lectura y suelen invertir las palabras, haciendo que sea muy dificil saber que está escribiendo.

La discalculia en cambio afecta, como ya hemos visto, enormemente el procesamiento de números, tiempo y espacio. Operaciones de matemáticas simples pueden ser abrumadoras para las personas con discalculia.

Diferencia entre discalculia y acalculia

La acalculia es un trastorno adquirido que hace que ciertas habilidades matemáticas sean casi imposibles o imposibles de realizar. La principal diferencia que hay con la discalculia es que la acalculia es causado por una lesión cerebral, mientras que la discalculia es un trastorno congénito de aprendizaje con un alto componente genético, por lo que normalmente lo tienen las personas desde que nacen.

Bibliografía

  • Daniel Ansari. Qué es la discalculia. Understood. URL: https://www.understood.org/es-mx/learning-thinking-differences/child-learning-disabilities/dyscalculia/what-is-dyscalculia
  • CogniFit. URL: https://www.cognifit.com/es/patologias/discalculia
  • Rae Jacobson. Cómo detectar la discalculia. Child Mind Institute. URL: https://childmind.org/article/como-detectar-la-discalculia/
  • M. Serra-Grabulosa, J. Que es la discalculia. Integratek. URL: https://integratek.es/que-es-la-discalculia/
Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario