Disartria

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Qué es la disartria?

La definición de disartria es un trastorno del habla causado por debilidad muscular que conlleva a una dificultad para articular fonemas correctamente. Los músculos más afectados son: labios, lengua, cuerdas vocales y el diafragma. Se identifica rápidamente ya que otras personas pueden tener problemas para entender lo que dicen los afectados.

¿Cuáles son las causas de la disartria?

Los casos de disartria son debido a trastornos neurológicos como lesiones cerebrales, tumores y enfermedades. Estos pueden causar parálisis facial o debilidad de los músculos. y generalmente se caracteriza por balbuceo o ritmo lento al hablar, lo que puede ser difícil de entender. Las personas que lo padecen entienden perfectamente el lenguaje y piensan antes de hablar, pero al articularlos, surgen las dificultades.

Normalmente la disartria esté acompañada de trastornos como la disfagia (deglución), que deben evaluarse y rehabilitarse lo antes posible para evitar complicaciones en el estado clínico del paciente.

¿Cuáles son los síntomas de la disartria?

Los síntomas y signos de este trastorno pueden variar según la causa y el tipo. Entre los más comunes están los siguientes:

  • Dificultad o complicación para mover los músculos de la cara, labios y lengua.
  • Mala pronunciación
  • Prosodia monótona.
  • Alteración del timbre de voz.
  • Habla demasiado lento o rápido.
  • Voz nasal o ronca.
  • Volumen de voz excesivamente alto o bajo.
  • Habla de forma irregular, con interrupciones.
  • Dificultades respiratorias.

¿Cuáles son los tipos de disartria?

Dependiendo de la causa, la ubicación de la lesión en el sistema nervioso y la gravedad de los síntomas, se describen diferentes tipos de disartria:

Disartria espástica

Es un trastorno que afecta al habla causado por un daño de los tractos corticobulbares. Afecta a los movimientos voluntarios del mecanismo del habla.

El origen suele ser consecuencia de accidentes vasculares, traumatismos craneales, esclerosis múltiple, encefalitis, tumores extensos o enfermedades degenerativas. Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Articulación imprecisa con tono e intensidad monótonos.
  • Frases cortas, distorsión del rostro.
  • Problemas al inicio del habla ocasionales, puede ser lenta o rápida.
  • Interrupciones de la voz o la respiración.
  • Voz áspera, forzada y a veces ronca debido a la hipertonicidad.
  • Disfagia debido a la lentitud al coordinar movimientos de lengua.

Disartria atáxica

Este tipo es provocado por lesiones en el cerebelo, se puede notar porque hay una vocalización lenta y descoordinada, similar a la que ocurre en el estado de embriaguez. Las causas pueden ser:

  • Enfermedades degenerativas
  • Encefalitis
  • Tóxicos
  • Procesos paraneoplásicos
  • Lesiones diseminadas: vasculares o desmielinizantes (esclerosis múltiple)

Algunos de los síntomas suelen ser:

  • Músculos hipotónicos
  • Temblor intencional
  • Tasas lentas del habla, prolongación de vocales e imrecisión en las consonantes.
  • Errores intermitentes de articulación.
  • Excesivo esfuerzo al hablar

Disartria flácida

Es un trastorno de la voz que es debido al daño de uno o más nervios craneales responsables del habla. Se caracteriza por tener espasmos o tensiones musculares, debido a dificultades principalmente en la laringe por alguna alteración en el nervio vago, pero también pueden afectar a otros músculos faciales, que están paralizados o atrofiados. Los síntomas suelen ser:

  • Motoneurona inferior por parálisis bulbar
  • Alteración del movimiento automático, reflejo y voluntario
  • Parálisis y disminución de los reflejos de estiramiento muscular
  • Puede acompañarse de atrofia muscular

Hipercinética

Este tipo es provocado por alteraciones en los ganglios basales. Está asociada a los trastornos del sistema extrapiramidal. En función de los trastornos que la originan se pueden clasificar en:

  • Disartria coréica: espasmos, sacudidas y movimientos involuntarios
  • Disartria atetósica: hipertónica-hipotónica. Suelen haber movimientos involuntarios, una articulación lenta y problemas respiratorios.
  • Disartria de temblor: la musculatura se contrae produciendo temblores.
  • Disartria distónica: movimientos de torsión

Hipocinética

Este tipo aparece junto a trastornos del sistema extrapiramidal como la enfermedad del Parkinson, de Wilson y Huntington. Algunos sintomas son:

  • Movimiento lento y limitado
  • Temblores en reposo
  • Pérdida del movimiento automático
  • Voz débil, hipofónica, en ocasiones ronca.
  • Pausas y aceleraciones

Mixta

Esta categoría se utiliza cuando las características clínicas son una combinación de más de un tipo que hemos descrito. La disartria mixta se debe a efectos en diferentes sistemas motores.

¿Cuál es el tratamiento?

El trabajo del logopeda dependerá del tipo y gravedad de disartria que tenga el paciente. Los ejercicios más comunes son estos:

  • Hablar más lento para hablar más claro.
  • Usar más aire para hablar más fuerte.
  • Fortalecer los músculos de la boca.
  • Mover labios y lengua.
  • Dar énfasis a algunos sonidos en palabras y oraciones.
  • Usar otras formas de comunicarse, como gestos o escribir o usar ordenadores.

¿Cuál es la diferencia entre dislalia, disartria y afasia?

La afasia y la disartria son causadas por un trauma en el cerebro, como por ejemplo un derrame cerebral, una lesión cerebral o un tumor. Mientras que la disartria se caracteriza por la dificultad para controlar los músculos utilizados para el habla, la afasia puede afectar a la expresión, comprensión, lectura y escritura.

La dislalia es la dificultad de decir y articular uno o varios fonemas. y a diferencia de los dos anteriores no tiene como origen un daño neurológico.

Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario