¿Qué es la deglución?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

La deglución o acto de tragar es una función vital de las personas que conlleva el transporte de los alimentos desde que los introducimos en la boca, pasando por la faringe y el esófago hasta que llegan al estómago. Las personas son capaces de deglutir desde que somos feto en el vientre de nuestra madre.

Este proceso se puede llevar a cabo gracias a la intervención de 26 pares de músculos y 6 pares craneales, por lo que se necesita una gran coordinación del sistema nervioso central para poder realizar el acto de tragar.

El recorrido de los alimentos empieza por la boca, masticándolos para formar el bolo alimenticio para su posterior ingesta con la ayuda de la lengua para que pase al esófago y, a través de este, al estómago. Se deglute unas 1.500 – 2.000 veces de media cada día, ya sea saliva o alimento.

¿Cuáles son los tipos?

A continuación os explicamos cuales son los tipos de deglución y las características de cada uno:

1. Deglución infantil

Este tipo de deglución se caracteriza en que la lengua se sitúa entre los dientes en una posición baja y adelantada para facilitar la succión de la leche materna cuando el niño está en esa etapa. Esta posición de la lengua es totalmente normal a esa edad (hasta los 4 años), el problema está en que si se mantiene la misma posición cuando se pasa a alimentos sólidos, esta postura puede derivar en problemas de deglución, ya que la lengua, cuando está en esa posición, no ejerce ayuda para deglutir alimentos sólidos, lo cual es necesario para una correcta deglución.

Tampoco es recomendable alargar la etapa de alimentación mediante biberón o lactancia más de lo necesario. Una duración prolongada de esta puede conllevar malformaciones en los dientes del niño debido a la postura del biberón y al poco desarrollo de la musculatura facial para masticar sólidos.

2. Deglución adulta, triple cierre de la lengua

Es la deglución común. Aquí la posición natural de la lengua tiene tres puntos de apoyo que ayudan a tragar los alimentos y estimula el crecimiento de los dientes en su correcta posición. Los puntos de apoyo son:

  • Anterior: Se encuentra el cuello de los incisivos, aquí la lengua ejerce presión con la punta.
  • Medio: La lengua se apoya en el paladar duro
  • Posterior: En el paladar blando con la base de la lengua

3. Deglución atípica

Cuando se tiene una mala posición de la lengua al tragar se hace un sobre esfuerzo con el resto de los órganos faciales para compensar lo que la lengua debería de estar haciendo, esto se le llama deglución atípica.

Normalmente es debido a un uso excesivo y prolongado del biberón o chupete, otras veces es por alguna malformación en los dientes o de algún componente de la estructura orofacial que impiden una correcta deglución.

Veamos algunos de los síntomas para ver que conlleva:

  • Los dientes dejan un espacio entre la arcada superior e inferior.
  • Normalmente el labio inferior está posicionado más atrás que el labio superior.
  • Al haber problemas de masticación, el bolo alimenticio no se forma correctamente, lo que puede provocar complicaciones a la hora de realizar la deglución como estirar la cabeza hacia delante o hacia atrás para intentar facilitar el acto de tragar.
  • Hay falta de musculación facial, como en las mejillas. Esto puede provocar que los alimentos se acumulen dentro de la cavidad bucal

¿Cuáles son los trastornos?

Los trastornos de deglución o disfagias son problemas que pueden ocurrir a cualquier edad y en cualquiera de las fases desde que introducimos alimentos en la boca hasta que llegan al estómago. Muchos de estos trastornos tienen solución gracias a la aplicación de la terapia mionfuncional.

¿Cuáles son las fases de deglución?

Las fases de la deglución se pueden dividir en fases voluntarias e involuntarias veamos cuales son y que conllevan:

  1. Fase de preparación o masticación: La primera fase consiste en introducir los alimentos en la boca y mediante la masticación y la salivación se prepara el bolo alimenticio.
  2. Fase oral: Esta fase es voluntaria y conlleva el transporte del bolo dentro de la boca hacia la orofaringe. Cuando el bolo toca el pilar anterior del arco palatogloso se produce la acción de deglución. Dependiendo de la persona, esta fase suele durar al rededor de 1 segundo.
  3. Fase faríngea: Se realiza de forma involuntaria y se lleva a cabo justo después de la acción de deglución. Cuando el bolo llega hasta la zona laríngea, se cierra gracias a un órgano con forma de lámina llamado epíglotis de un modo reflejo para proteger las vías respiratorias. Esta acción provoca que el hueso hioides, encargado de sostener la lengua y la laringe, se eleve y junto a él la laringe. Esta acción puede durar entre 0.5 a 1 segundo.
  4. Fase esofágica: También se realiza esta acción de manera involuntaria por las personas y se produce por el movimiento del tubo digestivo que lleva el bolo al estómago. Puede durar entre 8 a 20 segundos.

Bibliografía

  • Kahn, A. (2017). What Causes Difficulty in Swallowing?. Healthline. Recuperado 15 de septiembre de 2020 de: https://www.healthline.com/health/difficulty-in-swallowing
  • Matsuo K. (2009) Anatomy and Physiology of Feeding and Swallowing – Normal and Abnormal. National Center for Biotechnology Information. Recuperado el 15 de septiembre de 2020 de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2597750/
Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario