Bradilalia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Qué es la bradilalia?

La definición de bradilalia es una alteración que causa una desaceleración o lentitud en el lenguaje que puede variar según el grado del daño cerebral. Este trastorno se caracteriza por que conlleva dificultad en la capacidad de regular el tono de voz y la fluidez verbal.

El tono de la voz puede volverse plano y monótono, observándose una gran dificultad al articular palabras. En ocasiones es posible que haya un mutismo de diversos grados en el paciente. Las personas con bradilalia tienen comprensión verbal, es decir, entienden lo que están diciendo.

¿Cuáles son las causas de la bradilalia?

Este tipo de trastornos no aparecen de repente, la bradilalia puede ser causada por una patología orgánica o psicológica, o ambas, y es común en estados depresivos. Puede ir asociada a enfermedades como el Parkinson, diabetes o cuando el paciente ha sufrido un ictus.

La causa más común de bradilalia es debido a una lesión cerebral que afecte a las áreas del cerebro donde se produce el lenguaje. La lesión cerebral puede deberse a:

  • Accidentes cerebrovasculares
  • Lesiones en la cabeza
  • Enfermedades neurodegenerativas (Parkinsons, Alzheimer, etc)
  • Intoxicaciones o envenenamientos que afectan al sistema nervioso
  • Uso de ciertos medicamentos con efectos secundarios como los antidepresivos

¿Cuáles son los síntomas?

Estas condiciones causan la aparición del síntoma y se observa una discontinuidad, que se debe a un aumento en la inercia del movimiento de los músculos responsables de generar voz y habla. Los síntomas más comunes son:

  • Gestos articulatorios lentos y descoordinados
  • Bloqueos del habla
  • Tartamudeo
  • Prolongación o repetición de los sonidos de las palabras
  • Conversación monótona y poca expresividad

La continuidad del mensaje hablado se pierde debido al alargamiento del tiempo y la velocidad lenta de transmisión, que genera una distancia muy larga entre el principio y el final del mensaje, la síntesis de la idea a transmitir se va perdiendo haciendo más difícil el poder saber que es lo que quiere decir el paciente. Como ejemplo se podrían comparar los síntomas a los de una persona borracha.

Bradilalia y psiquiatría

Los problemas de las personas que sufren de bradilalia van más allá de la dificultad de hablar. Las repercusiones funcionales ocurren con frecuencia al momento de tener una conversación, ya que surgen dificultades a nivel personal y social.

Es probable que la vida social se reduzca y sea difícil que las comunicaciones se lleven a cabo de manera efectiva, incluso las habilidades mentales del paciente pueden subestimarse.

A nivel laboral, también pueden producirse grandes repercusiones, lo que dificulta o impide el cumplimiento de las actividades normales en el trabajo.

Los pacientes que presentan bradilalia son conscientes de la presencia de dificultades en el habla debido a esto es muy común que la bradilalia genere un trastorno emocional, especialmente si se acompaña de síntomas de irritabilidad, una disminución de la autoestima, síntomas de ansiedad o un aumento de los problemas de depresión, especialmente si este síntoma es causado por una enfermedad psiquiátrica.

Estas consecuencias se suman a la evitación de cualquier contacto social, una desmotivación general acompañada de la pérdida del deseo de hacer cosas, también puede aparecer cierta desesperación.

¿Cuál es el tratamiento para la bradilalia?

El diagnóstico de la bradilalia lo realiza un logopeda. En general, esta alteración se acompaña de otros trastornos, por lo que a veces es difícil de diagnosticar. Es necesario medir durante el diagnóstico los niveles de inteligencia, percepción, atención y habilidades de alfabetización.

El tratamiento requiere un período prolongado de tiempo para observar el progreso y no siempre es posible lograr una recuperación completa de la velocidad normal del habla. Esto se debe a que la alteración surge de un deterioro de una parte del sistema nervioso y puede ser temporal o permanente, dependiendo del problema que la causó.

Cuando la causa es por envenenamiento o depresión, se puede recuperar cuando se aplique el tratamiento para la afección.

En casos de accidentes cerebrovasculares o enfermedades neurodegenerativas, el tratamiento es multidisciplinario. Los tratamientos pueden requerir una combinación de fisioterapia y logopedia para el fortalecimiento de los músculos bucofonatorios y respiratorios, terapia del habla y estimulación cognitiva. También suele ser necesario el trabajo ocupacional.

Bradilalia en niños

Debido a las características de este trastorno, al ser una lesión en el sistema nervioso el proceso será prolongado para notar los primeros avances del tratamiento y no siempre se logra una rehabilitación total. El tratamiento dependerá de las causas y será como el descrito más arriba, el más común es el multidisciplinario un tratamiento de fisioterapia, logopedia y terapia ocupacional.

Cuando la bradilalia ocurre en niños con trastornos del neurodesarrollo, se debe tener en cuenta sus dificultades en el aula y las adaptaciones curriculares y la planificación individual deben llevarse a cabo según corresponda.

Diferencias entre taquilalia y bradilalia

Como ya hemos visto, la bradilalia es un trastorno del lenguaje que se caracteriza por un habla lento, ya que al paciente le cuesta regular el tono y la fluidez verbal.

La taquilalia se situaría en el otro extremo, es un trastorno que se caracteriza por una fluidez y velocidad del habla muy rápida, siendo difícil entender a la persona debido a la rapidez con la que habla, no a su lentitud como pasa con la bradilalia.

Bibliografía

  • Castillero Mimenza, O. Bradilalia: qué es, causas, tratamiento y síntomas asociados. Psicología y mente. Recuperado 21 de agosto 2020 de https://psicologiaymente.com/clinica/bradilalia
  • Dysarthria (difficulty speaking). United Kingdom National Health Service. Recuperado 24 de agosto 2020 de https://www.nhs.uk/conditions/dysarthria/
Silvia Marín

Silvia Marín

AUTOR

Licenciada en logopedia y especializada en rehabilitación de daño neuronal. Actualmente trabajo como logopeda en una clínica de rehabilitación neuronal y en mis tiempos libres escribo sobre mi apasionante profesión.

Deja un comentario